fbpx

¿Qué es el lean startup y para qué sirve?

lean startup

Lean startup es un enfoque para construir nuevos negocios. Se basa en la creencia de que los empresarios deben investigar, experimentar, probar y repetir a medida que desarrollan productos. De esta forma, antes de lanzar un producto o servicio se lanzan productos interactivos para conseguir un feedback. Este feedback de clientes potenciales beneficia en el desarrollo del producto.

El concepto de Lean Start se originó a principios de la década de 2000 y se convirtió en una metodología más o menos sobre el 2010. Se llevó a cabo por los empresarios Steve Blank y Eric Ries de Silicon Valley. Tras esto, fue promovido por otros como el cofundador de Sharethrough y el CTO Rob Fan.

¿Cómo se procede con la metodología lean startup?

Las ideas que se desarrollan con el método lean startup contradicen los principios de cómo se debe afrontar el lanzamiento de un nuevo producto o servicio siendo emprendedor.

Con el pensamiento tradicional, los empresarios deberían llevar a cabo un plan de negocio de varios años. Usando esto para recaudar fondos y financiar las actividades que desarrollo de los productos o los servicios a ofrecer.

Las metodologías tradicionales defienden que el producto debe desarrollarse de forma oculta, y solo sacarlo al público una vez listo. De esta forma se mantiene todas las ideas del producto bajo la sombra. Pero el lean startup defiende todo lo contrario.

La metodología Lean Start requiere que los emprendedores comiencen sus negocios buscando un modelo de negocio, para luego probar sus ideas. El feedback de los clientes potenciales se usan para ajustar sus ideas a medida que se avanza en el desarrollo del producto final.

Características del lean startup

La metodología Lean Start también aboga por que los empresarios se involucren continuamente en este ciclo de actividades de desarrollo del producto. Deben explorar hipótesis que luego se probarán con los clientes potenciales.

Los clientes dejaran comentarios que ayudarán a mejorar el producto. Esto es el aprendizaje validado. De esta forma, se usan los comentarios de los clientes para rediseñar el producto y cambiar elementos en las fases de producción del mismo.

La idea es que una startup que use esta metodología construya un prototipo rápidamente. Este se lleve al mercado para medir el éxito del producto sin gastar recursos innecesarios y utilice los datos generados por las primeras pruebas de marketing con clientes potenciales para influir en la próxima fase de producción.

Además, la metodología Lean Start requiere que los empresarios desarrollen un producto mínimo viable, o MVP, que puedan probar. De esto ya hemos hablado en un artículo de nuestro blog. Esto aboga por que los empresarios ajusten sus productos en función de los comentarios de los clientes.

Los defensores de la metodología dicen que los principios de Lean Start aseguran que los emprendedores desarrollen productos que los clientes realmente quieren, en lugar de intentar construir negocios basados ​​en ideas no probadas. Lo cual puede hacer que se ahorre tiempo y dinero a medio plazo.

Es decir, si probamos el producto (MVP) con los clientes potenciales y estos nos hacen un feedback, podemos actualizar el producto con sus opiniones. De esta forma estaremos seguros de que lo que vamos a sacar al mercado es un producto interesante. Si, al contrario, sacamos el producto final, sin haberlo testeado con los clientes, puede que funcione o puede que no.

En el caso de que no funcione, tendremos que volver atrás y empezar de nuevo, lo que supondrá unos gastos mayores que si hubiéramos procedido con una metodología lean.

La metodología Lean startup es tendencia

Los principios de lean startup han ganado fuerza en los últimos años. Las escuelas de negocios enseñan la metodología y las empresas establecidas y las grandes corporaciones aplican ideas de lean startup a sus propias iniciativas de innovación. No es de extrañar, pues la experiencia ha demostrado que se ahorra en inversión y en tiempo de desarrollo.

El lean startup es un método que todas las empresas nuevas deberían aplicar al desarrollo de sus productos. El feedback de los clientes potenciales tiene un valor esencial a la hora de llevar a cabo el delicado trámite de sacar un nuevo producto al mercado.

Actualmente, esta metodología se está aplicando ya por grandes empresas consagradas. Han demostrado que proceder de esta forma les supone un ahorro de tiempo y dinero. Ni que decir tiene que las ventajas para una startup serán mucho más amplias, pues al comenzar con una nueva empresa siempre dependemos de una inversión inicial.

Con esto podremos disponer de una inversión mínima al principio, para crear el MVP y posteriormente desarrollar el producto final, testeado por los clientes potenciales.

Si quieres leer más sobre startups y emprendimiento no dudes en pasarte por el blog. Estos son algunos de los artículos que pueden interesarte:

Diferencias al crear una empresa online y una empresa física.

Crowdfunding para startups | Beneficios y perjuicios.

shares