fbpx

Desarrollándote como un buen líder

Sí, es verdad que algunas personas nacen con más disposición a ser líderes, ya sea por la vida que llevaron o lo que aprendieron, experiencias, etc. Si claro, eso no lo negaré, pero ser líder es una habilidad y como toda habilidad se puede desarrollar 😉

Y es que si no lo practicas, no importa que seas un líder nato, la práctica es necesaria para todo.

Hay ciertos puntos claves que debes de implementar si quieres llegar a ser un buen líder, un líder fuerte. Muchas personas desean convertirse en uno, pero no todos están dispuestos a pagar el precio.

¿Estás dispuesto a pagarlo? Te diré que es lo que hay que hacer.

Los retos te hacen más fuerte

Nunca sabes que tan fuerte eres, hasta que ser fuerte es tu única opción. Ponernos en situaciones donde sabemos que debemos de dar el máximo para salir adelante es una excelente técnica para sacar a ese líder que llevamos dentro.

Cuando aceptamos el reto, lo tomamos y lo hacemos nuestros, desarrollamos un potencial que tal vez creías que no eras capaz de tener. Pero te puedes sorprender, porque cuando te lo propones, lo puedes lograr, tenlo por seguro.

Si bien algunos pueden argumentar que es mejor recompensar que desafiar, cuando se trata del desarrollo del liderazgo, las recompensas solo refuerzan el comportamiento existente, mientras que los desafíos ayudan a una persona a crecer personal y profesionalmente.

Involúcrate en el proceso

No puedes liderar algo si no sabes cómo hacerlo, creo que estamos claros en esto. Para ser un líder fuerte, es necesario que sepa por lo que los demás tienen que pasar para hacerlo o no.

Es decir, no puedes decirle a una persona como barrer si tú jamás en tu vida has agarrado una escoba. Es necesario que te involucres en el proceso, sepas como es, que conlleva, que se necesita. Esto hará que seas más comprensivo y empático.

Me he topado con muchas personas que quieren ser lideres, pero quieren dirigir a las personas sin saber como es el proceso, eso es un gravísimo error. Al no tener idea de todo el trabajo que conlleva no podrás dirigir. Es algo tan simple pero para muchos no es muy fácil de hacer.

Humildad

Este punto tiene que ver con lo anteriormente mencionado, ser fuerte no significa que debas ser tirano, un líder es sinónimo de humildad. Muchas personas confunden un líder con un jefe, pero no entienden que es todo lo contrario. La humildad involucra muchas cosas, desde el hecho de aceptar que siempre habrá alguien que sepa más que tú y que puedes delegar libremente a esa persona alguna trabajo, tarea o área de tu empresa por ejemplo. La humildad consiste en saber que eres humano y que no eres un Dios, eres un líder, las personas confían en ti, pero eso no significa que no puedas equivocarte, cometer errores, es normal, aceptarlo, es ser humilde.

Motivar, inspirar y dar el ejemplo

La mejor manera de transmitir algo a los demás es mediante el ejemplo, si tú predicas algo, debes de aplicar a tu vida. No puedes ser incoherente, diciendo una cosa y haciendo otra totalmente diferente. Eso hace que las personas pierdan la confianza en ti y los desanimes.

Tú eres el ejemplo a seguir, debes de tener eso siempre en cuenta. Tampoco te presiones, como te comento arriba, eres humano, errores cometerás, la perfección no existe. Pero si tratas de ser cada día una mejor persona para ti y los demás, esas personas que quieres motivar, tenlo por seguro que apreciarán tu esfuerzo.

Como menciono, muchas personas quieren ser lideres, pero no todas están dispuestas a pagar el precio. Es un proceso de mejora constante, requiere esfuerzo, dedicación, visión, compromiso, disciplina y mucho más.

Solo recuerda que todo lo que menciono es algo que te hará bien, no solo ayudará a los demás, sino a ti.

 

8 consejos para aumentar tu productividad

8 consejos para aumentar tu productividad

¿Quieres aprovechar más tu día? Si me lo preguntas a mi yo te respondo que por supuesto, a todos o al menos a la mayoría, nos gusta aprovechar al máximo nuestro tiempo.

La clave para poderte mantener competitivo en cualquier industria, es la productividad, es solamente eso, ser cada día más productivo.

Pero te tengo una buena noticia, todos podemos ser más productivos, todos podemos aumentar la cantidad de tareas que realizamos en el día. Y Puede ser mejorado lentamente, el punto es seguir avanzando.

Teniendo esto en cuenta, a continuación te presento 10 consejos que he encontrado que funcionan excepcionalmente bien y espero que puedan ayudarte a ti, para que también tengas un día más productivo.

  1. El plan es la clave

Una de las mejores maneras de seguir siendo productivo es hacer un plan para el día. Asegúrate de saber cómo quieres que tu día sea llevado a cabo, incluso antes de comenzar.

Esto puede proporcionarte una clara dirección en todo tu día, esto te ayudará a saber a que le debes de dar prioridad y que debes de dejar para después. Existen tareas urgentes y otras no tan urgentes, aprende a diferenciarlas. Para que esto funcione mejor, crea la obra del día siguiente la noche anterior para que cada mañana pases tiempo ejecutando, no planificación.

2. Divide las tareas más grandes en partes, así las harás más fácilmente.

A veces me ha pasado que tengo un proyecto tan grande, que lo comienzo a posponer. O es algo tan grande que no estoy tan seguro por donde comenzar. Para este tipo de casos lo mejor es comenzar a dividir los proyectos grandes en tareas más pequeñas. Así será más manejable.

El punto numero uno lo puedes aplicar también en este paso, divides el proyecto y comienzas a clasificar cuales son las tareas más importantes. Acto seguido, comienzas a ver cuales son las tareas secundarias y así sucesivamente.

Con esto, verás que puedes lograr más fácilmente todas tus tareas y ese proyecto tan grande, ya no se te hará tan complicado.

3. Poner prioridades … La clave de todo

Es importante cumplir primero con las tareas más importantes: siempre establece todas tus prioridades.

Averigua qué debe hacerse primero y luego vas colocando lo demás según su relevancia.

De esa manera si, no llegas a terminar todas las tareas que tienes en tu lista, no será un gran problema, porque las tareas pendientes no serán las que tienen más importancia. Debes ser tan despiadado como puedas en tu priorización. Todo esto es con el único fin de que obtengas excelentes resultados.

4. Bloquea las distracciones

Redes sociales, chats, whatsapp, juegos, televisión, todo absolutamente todo lo que te distraiga de tus tareas, bloquéalo. Y cuando digo que lo bloquees, me refiero a que no lo uses. Si sabes que tu tiempo es contado, no lo desperdicies procastinando.

5. Establece tiempos para todas tus tareas.

Una forma muy efectiva para poder enfocar toda tu concentración y energía en tus tareas, es por medio de tiempos. Comienza a establecer tiempos para cada una de tus tareas y que nada te distraiga al momento de estar haciendo esto, en cuanto el tiempo corra es momento de poner manos a la obra.

6. Toma descansos, es necesario para ser productivo

Si tú eras de los que creía que ser productivo significa no descansar, temo desilusionarte. El descanso es básico y esencial para poder ser más productivo. Si te la pasas trabajando todo el día sin descanso alguno, créeme que las ideas no fluirán, te cansarás con más facilidad y también te fastidiarás.

Tomarte un descanso puede ayudarte a ser más productivo. Un descanso de 10 a 15 minutos después de un período dedicado de el trabajo puede ayudarte a refrescarte y recargarte. Almorzar, meditar, leer un poco o encontrar alguna otra forma de relajarse por unos minutos.

7. Mantener una perspectiva positiva

Los estudios científicos lo han mostrado muchas veces: la actitud positiva puede ayudarte a mejorar tu productividad. Mira el lado bueno y tendrás más energía / tu mente estará más clara, ayudándote a identificar solucionas, resolver problemas, pensar más ágilmente. Cuando uno está pesimista, simplemente el trabajo no fluirá.

8. Saber cuando es el momento ideal

Todos tenemos periodos donde somos más o menos productivos, así que presta atención a esto. Si tú sabes que eres más productivo por las mañanas pues es cuando debes de esforzarte más, si tú sabes que eres una persona nocturna, deja las tareas más importantes para esas horas.