fbpx
crear una empresa online

Diferencias al crear una empresa online y una empresa física

Crear una empresa online está a la orden del día. En la actualidad, los emprendedores tienen que decidir entre crear una empresa física o un negocio online. Cada una tiene unas características diferentes que afectarán al tipo de clientes, los costes y el marketing entre otros. Hoy te contamos cuáles son las diferencias entre estos dos tipos de negocio.

Diferencias de crear una empresa online y una empresa física

Puede que nos encontremos en un momento idóneo para comenzar la creación de una empresa. Es en este momento en el que nos planteamos cómo enfocar nuestro negocio, y la primera decisión que debemos tomar es si será online o físico.

El crecimiento de las nuevas tecnologías e Internet ha tenido como consecuencia el aumento de negocios online. Puede ser el momento perfecto para enfocar nuestra empresa de esta forma, aunque también depende del tipo de producto o de nuestros clientes potenciales.

Crear una empresa física

Constituir una empresa física o tradicional implica una inversión inicial que posiblemente podamos ahorrarnos si escogemos crear una empresa online.

Una empresa física implica tener una oficina o un local comercial donde desarrollar la actividad empresarial, o por lo menos gran parte de esta. Esto implica que debemos invertir en alquilar un local que tenga las características necesarias para poder desempeñar los trabajos.

Establecer la empresa en un lugar físico no solo implica el desembolso inicial del alquiler y la reforma del local, sino también las licencias pertinentes en función del negocio, la ciudad y los metros cuadrados (esto varía según la localidad).

Por otro lado, una tienda física nos permite tener un trato directo y personal con los clientes. Es mucho más fácil llegar a una venta de un producto o servicio en persona. Esto se suma a que muchos clientes quieren ver el producto.

La relación con el cliente es más directa y las ventas son inmediatas. En muchas ocasiones, un cliente puede querer adquirir un producto o servicio de forma inmediata. Con una tienda online tendrá que esperar a que el producto le llegue a casa.

La venta en una tienda física genera más confianza, los clientes pueden consultar las dudas a tiempo real. Hay una relación cliente-empresario más directa, que crea vínculos y un posible feedback casi inmediato.

Las estrategias de marketing son mucho más limitadas en una empresa física. Actualmente la mayor vía para obtener nuevos clientes es el mundo digital. Un negocio tradicional tendría que tener una presencia, aunque sea mínima, en redes, para potenciar sus productos o servicios.

Crear una empresa online

A diferencia de una tienda física, crear un negocio online implica una inversión muchísimo menor. Únicamente necesitamos el alojamiento para nuestra empresa y la inversión derivada de los productos o servicios que vamos a ofrecer.

Crear una empresa online supone un ahorro en la inversión pero también beneficia en cuanto a rapidez. Es mucho más rápido poner en marcha una empresa digital que una empresa física. Una empresa online estará disponible para los clientes 24 horas. Aunque tengamos un horario de atención al público igual que lo tendríamos con una empresa física, los clientes pueden contactar en cualquier momento con nosotros. No tienen que esperar a que la oficina esté abierta al público, pueden enviar un mail a cualquier hora del día, cualquier día de la semana.

Por otro lado hay productos que son más complejos de vender online porque requieren que el cliente los vea o porque el transporte sea complicado. Todo es cuestión del tipo de servicio que ofrezca la empresa. El alcance de una empresa online es mucho mayor que el de una empresa física. En función de nuestros servicios podemos trabajar para llegar a nuestro público objetivo solo trabajando estrategias de marketing digital.

Las redes sociales son un arma muy importante en el desarrollo de una empresa online, ya desde su nacimiento. Podemos incluso comenzar campañas antes incluso de “abrir” al público.

Puede que la fidelización del cliente sea menos directa y fácil de desarrollar con una empresa online que con una empresa física, pero podemos utilizar herramientas como el e-mail marketing para mantenernos en contacto con nuestros clientes.

En conclusión podemos decir que crear una empresa online o una empresa física depende del tipo de productos o servicios que queramos ofrecer. Depende de nuestro público objetivo, puede que nuestros clientes potenciales consuman este tipo de servicio únicamente online o todo lo contrario. En determinados negocios, como por ejemplo, la hostelería, está claro que el funcionamiento es tradicional. Aunque actualmente para el crecimiento de cualquier empresa, online o física, es necesaria la presencia en Internet, tanto redes sociales como una página web propia.

Si quieres leer más sobre crecimiento empresarial y emprendimiento no dejes de pasarte por nuestro blog. Estos son algunos de los artículos que pueden interesarte:

Las 10 claves para convertirte en emprendedor.

Crowdfunding para startups | Beneficios y perjuicios.