fbpx

Las 10 claves para convertirte en emprendedor

Creo que el sueño de muchos es ser su propio jefe, poder tener la libertad de trabajar desde cualquier lugar, poder poseer la libertad financiera, viajar, conocer el mundo, establecer como debes vivir tu vida, tus horarios, etc.

La lista es grande, el ser humano trata de buscar la libertad por naturaleza, realmente ser un empleado podría decir que es una anomalía, porque nacimos para ser libres, no para tener cadenas. No para estar sujetos a ciertos horarios, a obligaciones impuestas, a decisiones de terceros.

La libertad nos brinda ese sentimiento de plenitud que buscamos a través de nuestro viaje de vida, es lo que nos hace conocer, nos brinda la experiencia y nos da anécdotas.

Al final, todos buscamos ser felices y libres.

Es por eso, que el sueño de tantos es poder tener su propio negocio, emprender.

Pero no emprender “pobremente” por así decirlo. Se trata de buscar la excelencia, el éxito, la grandeza, la realización personal a través de nuestro trabajo, hacer lo que amamos y que nos paguen por ello.

¿Esto coincide con lo que tú piensas?

Si es así, te tengo buenas noticias, porque esto te puede pasar a ti. Solo necesitas seguir ciertos pasos probados que te ayudarán a ser un buen emprendedor.

Antes de comenzar a decirlos, quiero que entiendas algo. Ser emprendedor es una decisión, un compromiso, un objetivo. Ser emprendedor es dejar lo seguro para ir por lo grande.


¿Estás listo? Entonces conoce las 10 claves para ser un emprendedor.



El YO, mi fortaleza mental

Este es el primer punto y el más importante. La fortaleza mental lo es TODO a la hora de emprender.

Es lo que nos permite que los demás pasos puedan funcionar. Tengo que decirte que si tú no estás bien, si no tienes bien claros tus objetivos, la meta, lo que deseas, cómo te quieres ver en un futuro, NO vas a lograrlo.

Tu fortaleza es lo que te hará salir adelante cuando vengan las épocas difíciles, los temores, la incertidumbre y las dudas.

Tu fortaleza mental es lo que soportará el peso de emprender, porque es un peso, es una gran responsabilidad.

Tu mente lo es TODO, cambia una idea y cambiarás tu mundo. Cree que eres posible de hacerlo y lo harás. Antes de emprender fortalécete mentalmente, lo necesitarás.


Familia, amigos y entorno

Hay un dicho muy famoso que dice: “El que con lobos se junta, a aullar se enseña”, esto quiere decir que, indudablemente nos contagiaremos de las personas que nos rodean. Esto incluye familia, amigos, pareja…

Y es que realmente estas personas nos transmiten algo que se queda e influye en nuestra realidad, en nuestros pensamientos, es por eso que recomiendo que si quieres ser exitoso, si quieres ser emprendedor, te rodees de personas que tengan ese estilo de vida que buscas.

No solo eso, rodéate de personas que te sumen, no que te resten. De personas que te enseñen, que te alienten, te ayuden y te apoyen, sobre todo cuando tú sientas que no puedes más. Créeme cuando te digo, que eso ayuda muchísimo.


Mi equipo

Si vas a emprender, debes tener el equipo de trabajo indicado.

No solo influyen las personas que te rodean en tu vida personal, sino también con las personas que vayas a trabajar mano a mano para sacar adelante tu negocio.

Un buen emprendedor es un buen líder, y un buen líder sabe que siempre debe de tener en su equipo personas que sean mejor que él, que sean expertos, que aporten, que no tengas que mandar, que delegues y ellos hagan lo que mejor saben hacer.

Busca lo mejor, busca personas más preparadas que tú.


La Idea

Ser un buen emprendedor tiene mucho que ver con la creatividad. ¿Qué tan creativo te consideras?, es este factor un punto clave para pasar de tener un negocio a tener un imperio. ¿No me crees? Te diré algunos ejemplos:

Steve Jobs (Apple)

Mark Zuckerberg (Facebook)

Bill Gates (Microsoft)

Larry Page (Google)

¿Qué tienen en común estos 4 hombres? Que todos tuvieron una GRAN IDEA.

La idea es la semilla que hará que tu negocio florezca y crezca.

¿Qué vas a ofrecer?, ¿es realmente innovador?, ¿resuelve un problema?, ¿una necesidad?, ¿realmente aportar algo de valor?

Piensa en todas estas preguntas trascendentales, te ayudarán a tener una GRAN IDEA.


Financiación

Si te estás deteniendo de no emprender porque no tienes dinero, déjame decirte que no lo estás haciendo bien.

Hay maneras de emprender sin dinero propio. Algunas ideas que te puedo dar es:

Buscar un crédito

Buscar inversores

Buscar Socios

Sí, hay manera de emprender sin dinero, nuevamente vuelvo a las 4 personas del punto 4, la mayoría emprendió sin un solo peso, sus oficinas eran sus garajes, ¿sabías eso?

Guíate por las historias de estos gigantes y entenderás mi punto.


Tecnología

Que tu idea vaya de la mano con la tecnología es muy importante. Esto le dará un plus y te ayudará en ese factor “creativo” del que hemos estado hablando.

Todo cambia, rápidamente, debes de innovar, debes de pensar rápido.

Debes de incluir las tendencias tecnológicas, te diré que no todas, más bien las que se ajusten a tu proyecto, pero es necesario que hagas esto si quieres ser innovador.


Habilidades ¿en que soy bueno/a?

Está bien que sueñes grande y tires a lo alto, pero también es muy importante tener los pies en la tierra.

Sí, sé que suena un poco confuso pero te lo explicaré.

Todos tenemos habilidades, virtudes, algo en lo que somos mejores que otros.

Esto aplica para todos, de ahí viene la pasión. Si amas lo que haces, por ende debes o serás bueno en ello.

Analiza bien tus virtudes, esto debe de ir en armonía con tu idea. No puedes elegir algo que no te llama la atención, que no te sale bien, algo en lo que no eres bueno.

Encuentras tus fortalezas y sácales el máximo provecho.


Aprender a aprender rápido

Como te comentaba en el punto número 6, el mundo está en constante evolución.

Es necesario fluir con el cambio y siempre estar en tendencia para poder innovar y aportar algo de valor a tu comunidad.

El auto aprendizaje es un MUST es tu camino emprendedor, invertir en conocimiento es necesario si quieres que tu negocio tenga una larga y próspera vida.

Nótese que dije INVERTIR, ya que eso nunca debe ser considerado un gasto.

Debes aprender, pero debes aprender rápido y BIEN. Toma nota que debes trabajar en ti, en tu saber, en conocer más. Eso es lo que hace a un buen emprendedor.


Compromiso

Al inicio de este escrito mencioné que ser emprendedor es una decisión de vida. Te cambiará la vida si decides hacerlo.

Esto va muy ligado con la fortaleza mental y el compromiso.

¿Tienes el suficiente compromiso para enfrentar lo que se venga en tu camino al emprendimiento?

¿Qué es ser comprometido? La definición sería una declaración de principios, una obligación, pero esta obligación no debe de ser impuesta, debes de elegirlo.

¿Por qué es importante que lo hagas por decisión propia? porque te has hecho una promesa que debes de cumplir, porque sabes que lo haces por tu bien, porque sabes que te traerá algo bueno a tu vida.

Enumera las razones por las cuales decidiste emprender, esto te ayudará a reafirmar tu compromiso.


Pasión vs. Miedos

Es normal tener miedos, créeme. No conozco a una sola persona que no tema a algo.

Esas personas que tú admiras, tus modelos a seguir, tal vez grandes empresarios o artistas, cantantes, escritores, todos tienen miedos.

Pero, ¿qué es lo que los diferencia de lo demás? La respuesta es fácil, que sus miedos NO LOS DOMINAN.

Si estás esperando emprender y no sentir temor o dudas, estás empezando mal. Si los tendrás, pero no debes dejar que te dominen.

El miedo solo existe en dos tiempos, en el pasado y en el futuro, por ende, el miedo NO EXISTE. Porque ni el pasado existe, ni el futuro ha llegado.

Piensa en eso la próxima vez que sientas temor, es tu mente jugando contigo. Aprende a controlar esos temores, recuerda porque empezaste, enfócate en tu pasión y tu vida ideal.

¿Quieres saber más y acceder a la Master Class Gratuita: "10 Claves para emprender con Éxito"?

ESTÁS A UN SOLO CLICK

Desarrollándote como un buen líder

Sí, es verdad que algunas personas nacen con más disposición a ser líderes, ya sea por la vida que llevaron o lo que aprendieron, experiencias, etc. Si claro, eso no lo negaré, pero ser líder es una habilidad y como toda habilidad se puede desarrollar 😉

Y es que si no lo practicas, no importa que seas un líder nato, la práctica es necesaria para todo.

Hay ciertos puntos claves que debes de implementar si quieres llegar a ser un buen líder, un líder fuerte. Muchas personas desean convertirse en uno, pero no todos están dispuestos a pagar el precio.

¿Estás dispuesto a pagarlo? Te diré que es lo que hay que hacer.

Los retos te hacen más fuerte

Nunca sabes que tan fuerte eres, hasta que ser fuerte es tu única opción. Ponernos en situaciones donde sabemos que debemos de dar el máximo para salir adelante es una excelente técnica para sacar a ese líder que llevamos dentro.

Cuando aceptamos el reto, lo tomamos y lo hacemos nuestros, desarrollamos un potencial que tal vez creías que no eras capaz de tener. Pero te puedes sorprender, porque cuando te lo propones, lo puedes lograr, tenlo por seguro.

Si bien algunos pueden argumentar que es mejor recompensar que desafiar, cuando se trata del desarrollo del liderazgo, las recompensas solo refuerzan el comportamiento existente, mientras que los desafíos ayudan a una persona a crecer personal y profesionalmente.

Involúcrate en el proceso

No puedes liderar algo si no sabes cómo hacerlo, creo que estamos claros en esto. Para ser un líder fuerte, es necesario que sepa por lo que los demás tienen que pasar para hacerlo o no.

Es decir, no puedes decirle a una persona como barrer si tú jamás en tu vida has agarrado una escoba. Es necesario que te involucres en el proceso, sepas como es, que conlleva, que se necesita. Esto hará que seas más comprensivo y empático.

Me he topado con muchas personas que quieren ser lideres, pero quieren dirigir a las personas sin saber como es el proceso, eso es un gravísimo error. Al no tener idea de todo el trabajo que conlleva no podrás dirigir. Es algo tan simple pero para muchos no es muy fácil de hacer.

Humildad

Este punto tiene que ver con lo anteriormente mencionado, ser fuerte no significa que debas ser tirano, un líder es sinónimo de humildad. Muchas personas confunden un líder con un jefe, pero no entienden que es todo lo contrario. La humildad involucra muchas cosas, desde el hecho de aceptar que siempre habrá alguien que sepa más que tú y que puedes delegar libremente a esa persona alguna trabajo, tarea o área de tu empresa por ejemplo. La humildad consiste en saber que eres humano y que no eres un Dios, eres un líder, las personas confían en ti, pero eso no significa que no puedas equivocarte, cometer errores, es normal, aceptarlo, es ser humilde.

Motivar, inspirar y dar el ejemplo

La mejor manera de transmitir algo a los demás es mediante el ejemplo, si tú predicas algo, debes de aplicar a tu vida. No puedes ser incoherente, diciendo una cosa y haciendo otra totalmente diferente. Eso hace que las personas pierdan la confianza en ti y los desanimes.

Tú eres el ejemplo a seguir, debes de tener eso siempre en cuenta. Tampoco te presiones, como te comento arriba, eres humano, errores cometerás, la perfección no existe. Pero si tratas de ser cada día una mejor persona para ti y los demás, esas personas que quieres motivar, tenlo por seguro que apreciarán tu esfuerzo.

Como menciono, muchas personas quieren ser lideres, pero no todas están dispuestas a pagar el precio. Es un proceso de mejora constante, requiere esfuerzo, dedicación, visión, compromiso, disciplina y mucho más.

Solo recuerda que todo lo que menciono es algo que te hará bien, no solo ayudará a los demás, sino a ti.

 

Disciplina: La clave del éxito

¿Sabes lo mucho que puedes llegar a lograr con una mayor autodisciplina?

La disciplina es una virtud sumamente importante si quieres lograr éxito en tu vida.

Y si, a veces la disciplina es muy difícil de desarrollar, te podría decir que muchas personas tienden a fracasar porque carecen de disciplina, con lo cual, logran mucho o prácticamente nada.

Pero no todo está perdido, que sea difícil al principio no significa que no la puedas desarrollar, que no puedas trabajar en tu disciplina.

Una vez que la tengas, no la desaproveches. Esmérate en ella, esta virtud te ayudará mucho para conseguir lo que deseas.

Te diré 7 consejos para que puedas trabajar en tu disciplina más fácilmente.

1. Tienen pasión por lo que hacen

Hacer tu trabajo con pasión es fundamental para tener éxito. Si haces algo que amas, no te cansarás y la disciplina se desarrollará de una manera natural y menos forzada.

Cuando amas lo que haces, nada es forzado. No evitas hacer el trabajo difícil, o lo “no divertido”, al contrario, como tienes pasión, estás feliz con tu trabajo, por lo tanto, todo saldrá mucho mejor.

2. Adiós a las distracciones

La procastinación es algo muy fácil cuando no hacemos lo que nos gusta. Es por eso que el primer punto es de suma importancia.

Otro punto es evitar la distracciones, esto ayudará a que seas más disciplinado. Esto va de la mano con una convicción firme de saber que es lo que tienes y debes de hacer.

Establecer horarios puede ser buena ayuda para que las distracciones como el celular, las redes sociales, televisión, etc. No afecten tu productividad.

¿Qué es más importante? Sacar tu trabajo o estar todo el día en Facebook. Establece prioridades.

3. Recompensan el progreso

Sabiendo que la disciplina no es un proceso fácil, te recomiendo que cuando cumplas tus metas del día, horarios, etc. Te des un pequeño premio, para recordarte que estás haciendo las cosas bien.

Esto te ayudará como un factor de motivación, también puedes premiarte con descansos, despejarte un rato para volver a tus tareas con una mente más clara, en fin. La recompensa varia y todo depende de ti. Pero recuerda premiarte por tu esfuerzo y tu trabajo.

4. Hacen lo más difícil primero

Como mencionaba en el primer punto, cuando existe pasión en tu trabajo, no se deja para después la parte más difícil. Al contrario, muchas personas optan por empezar por ese lado. No lo pospongas, trabaja en ello.

Tenía un entrenador que siempre me decía, que para poder tener disciplina abrazará lo que menos quisiera hacer, en este caso era correr.

Así que me propuse irme a correr todos los días, aunque sea 30 minutos, aunque no lo quisiera, aprendería a abrazarlo y empezaría a amarlo. Así es como funciona la disciplina, lo más difícil no se deja para después, se hace AHORA.

5. Tomar decisiones

La disciplina se basa en elecciones. De hecho la vida se basa en elecciones, pero debes de recordar que a cada acción hay una reacción o en su defecto consecuencia.

En todo momento tu estás decidiendo que es lo que debes de hacer, ¿lo que realmente necesitas o lo que deseas?

Analizar el panorama, y piensa bien tus elecciones. Trata siempre de analizar toda la información posible y luego tomas la decisión.

6. Usa tus horarios a tu favor

No luches contra tu rutina natural. Si eres mejor en la mañana, trabaja entonces. Si lo haces mejor durante el día, comienza más tarde.

Tampoco te estoy diciendo que no hagas nada, pero definitivamente tenemos ratos o tiempos donde somos más creativos, trabajamos más, somos más productivos. Sabiendo esto, aprovechalo al máximo.

7. Menos hablar y más actuar

Esta es a veces la única forma de ser autodisciplinado. Simplemente tienes que hacerlo. Olvida los pensamientos. Ignora los sentimientos. No te preocupes por cómo. Solo haz lo que tienes que hacer. A veces solo tienes que intentar, fallar y volver a intentarlo hasta que lo resuelves.


BONUS

Como un consejo muy personal te diré, que mi manera de ser disciplinado es la siguiente: Cuando estoy a punto de fallar a mis objetivos, cuando siento que ya no puedo más, utilizo el poder la visualización y me pregunto ¿cómo quiero verme en tantos años o meses?, ¿cómo quiero que sea mi futuro?

Visualizando mi futuro, me ayuda mucho más a mantenerme motivado y no rendirme. Muchas veces sé que querrás rendirte y ya no seguir. Pero recuerda el motivo por el cuál empezaste, que no se te olvide ese sentimiento o ese deseo. Trabaja en ello y sigue adelante, la recompensa está más cerca de lo que te imaginas.

¿Todos podemos ser líderes?

Muchas veces me han hecho esta pregunta, ¿todos podemos ser líderes?

Es una pregunta desafiante, y puede que la respuesta no les guste a muchos, pero creo que todos podemos ser líderes, la cuestión es si todos QUEREMOS ser líderes.

¿Qué es ser un líder?

Muchas ideas se vienen a mi mente cuando escucho la palabra “líder”, algunos lo relacionan con una persona que es digna de admirar, algunos otros un ejemplo a seguir, otros dicen que tiene que ver más con la humildad.

Para mí, ser un líder es alguien dispuesto a motivar, impulsar y ver por los demás. Un líder es alguien que tiene un nivel de empatía grande, es alguien que no juzga premeditadamente, si es alguien que es una persona ejemplo.

Pero creo que los líderes no van con ese objetivo por la vida, los líderes quieren el bien común y por añadidura, se convierten en personas admiradas y seguidas.

Ser líder no es tener el control de las cosas, un líder es alguien que no busca controlar, sino mejorar, influir de una forma positiva.

Dicho esto, dicho ya mi concepto de lo que significa ser un verdadero líder, vuelvo al punto inicial.

Creo que si realmente lo deseas y no por la admiración, sino porque eres una persona preocupada por el bien común, puedes llegar a ser un gran líder.

Pero creo que en estas épocas tenemos una escasez de líderes, tenemosescasez de personas que busquen un bien común. Y no es que quiera sonar pesimista, creo que estoy siendo sumamente realista.

Un líder sale del cuadro, de lo establecido, no para hacer algo malo, sino para mejorar, innovar, proponer y promover.

Y cuando digo que el mundo tiene una carencia de líderes, es porque veo personas que siguen lo establecido y muchas veces no se toman ni el tiempo de cuestionar.

Su nivel de empatía es mínimo, su avaricia o hambre de sobresalir es más grande que hacer algo más por gente que lo necesite.

Nos hemos vuelto hasta cierto punto egoístas, ya no buscamos un bien común, buscamos lo que mejor nos acomode y se acabó. Y si, el mundo necesita más líderes y menos ovejas que solo siguen lo establecido y no se atreven a arriesgarse por más.

El mundo pertenece a aquellos que están dispuestos a arriesgar, el temor, creo yo, también es un punto clave para la escasez de líderes hoy en día. Tenemos tanto miedo a arriesgarnos que preferimos seguir en esa zona de confort, donde aunque no estemos contentos, estamos dentro de lo que cabe “bien” y podemos seguir así.

Entonces acto seguido viene una actitud mediocre, todo lo opuesto a un líder. Porque los líderes como todos, conocen la mediocridad, solo que no dan cabida a eso en sus vidas.

Yo creo que efectivamente, todos podemos ser líderes, pero no todos quieren hacerlo. Muy en el fondo desearían que las cosas fueran diferentes, pero no están haciendo nada para lograr ese cambio.

¿Crees que tienes lo suficiente para ser un líder?, y si así lo crees, ¿qué estás haciendo para convertirte en la personas que desearías ser?

Estamos llenos de sueños, de anhelos, pero a veces no somos capaces de mover un solo dedo para comenzar el verdadero cambio. Es la pereza, la mediocridad, el miedo y el egoísmo en muchas personas lo que les impide ser líderes.

Y también claro, están las personas que no se sienten merecedoras de serlo, esto ya va más ligado a la autoestima de cada quien. El coraje, la perseverancia, la disciplina, la empatía y muchas cualidades más que hacen a un líder lo que es, no salen de la noche a la mañana, se trabaja por ellas, arduamente.

Tengo una tarea para ti, en la mañana que te veas al espejo, pregúntate si realmente te estás convirtiendo en la personas que deseas ser, en la persona que soñaste. Y si no es así, te recomiendo que analices tu vida, objetivamente (puede ser difícil pero no imposible), y te preguntes en donde estás, y que estás haciendo, para convertirte en un líder.

Abriendo camino ante la adversidad

“Son tiempos difíciles” me decía Carlos, un amigo, hace algunos días mientras tomábamos un café y charlábamos.

“Mira, te cuento que creo que son tiempos difíciles, las cosas ya no son como antes, antes era más fácil ser independiente, crear tu propia empresa” me comentaba y proseguía.

“Ahora, el mundo está en crisis, la estabilidad económica es un mito ya, yo veo crisis por todos lados”, y mientras lo escuchaba como se desahogaba conmigo, le pregunté lo siguiente.

“Mira Carlos, ¿cuándo han sido tiempos fáciles?”, cuando era más joven, escuche la misma historia.

Los tiempos son difíciles para la persona que quiere que sea difíciles, el emprendedor aprende a ver oportunidades donde los demás solo ven los problemas.

Proseguí diciéndole, que muchas de las trabas que tenemos, son más mentales que reales. Vamos, a veces en nuestra mente, creamos escenarios catastróficos de sucesos que no han ocurrido. Nos dejamos invadir por el pesimismo, nos creemos lo que los demás nos repiten y no nos permitimos experimentar por cuenta propia las cosas.

Carlos se quedó callado, pensando, que tal vez tenía razón… “Carlos… tú sigues en tu empleo “seguro”, no has tomado ese paso de emprender, porque sigues repitiéndote una y otra vez que los tiempos son difíciles, tú mismo te has programado para no lograr lo que te propones, ¿qué no lo ves?”, le comenté.

Se quedó callado, como pasmado, se dio cuenta en ese preciso instante, que lo que decía no era una chorrada. Era algo real, jamás se había dado la oportunidad de emprender, por temor a un escenario INEXISTENTE.

¡Vaya dilema!, ¿cuantas veces no nos hemos bloqueado por temor a cosas que NO EXISTEN?, Carlos era uno de esas personas, que como tú o como yo, muchas veces nos hemos frenado por temor.

Los tiempos no son difíciles, ni fáciles, los tiempos son los tiempos y se acabó. Si tú como Carlos, te vas a impedir experimentar por lo que otros digan, estás perdido, acabado, que va, no has ni empezado el juego y ya te das por perdido.

Nadie, absolutamente nadie merece estar en un trabajo que no ame, no merece estar en un trabajo que no ama porque es algo “seguro”, porque recibes una nómina. Eso tarde que temprano va a terminar consumiéndote, te va a acabar.

Un día te despertarás infeliz, insatisfecho, cansado, harto, porque no estás haciendo lo que deseas, lo que realmente quieres hacer.

Carlos, era uno de ellos, un hombre que vivía para su trabajo, no para él mismo. Tememos fracasar, pero jamás nos damos la oportunidad de siquiera intentarlo.

Y es que fracasar no es algo malo, debes de quitarte esa idea de la cabeza, el fracaso es aprendizaje, es parte de la vida, no siempre vamos a triunfar, no siempre va a salir todo como lo deseamos.

Pero más vale intentarlo a quedarte con las ganas de haberlo hecho, un día eres joven y al siguiente te despiertas con un par de años encima. No quisiera que llegarás a ese momento en el cuál te preguntas qué fue lo que hiciste con tu vida todo este tiempo.

Y es que el tiempo NO lo tenemos comprado, hoy estás y mañana ya no. Y muchas veces nos detenemos, nos bloqueamos porque creemos que tenemos tiempo, y dejamos las cosas para después, y a veces ya no existe ese después, a veces es AHORA O NUNCA.

Sé que puede sonar muy trillado, pero es que es una verdad absoluta. Los tiempos siempre cambian y la adversidad puede funcionar como una catapulta para tu éxito, para lograr lo que te propongas. Todo está en tu mente, ¿eres ganador o perdedor?

Y es que como le comenté a Carlos aquella tarde, todo está en ti. Jamás me cansaré de repetir que cuando cambiamos una idea, cambiamos nuestro destino.

Las ideas se pueden moldear, cambiar, eliminar, nosotros tenemos ese poder y es increíble que no lo estemos aprovechando.

La mente es sumamente poderosa, tenemos el PODER de crear, de forjar nuestro destino, las decisiones que tomemos hoy, harán eco en el mañana.

¿Qué decisiones estás tomando?

Te invito a que como Carlos, dejes de repetir algo que no has vivido, que te arriesgues, que tomes el control de tu futuro, de tu presente, de tu vida.

Te invito a que lo hagas, no te quedes con la duda. Si haces lo que realmente quieres, lo que amas, créeme que el éxito llegará, porque así funciona la vida. Hacemos lo que amamos por amor, el dinero viene por añadidura.

¿Qué estás haciendo de tu vida?, ¿crees que tienes tiempo?, analízalo HOY, no mañana, HOY.

Tú no eres tus pensamientos

Las personas exitosas tienen el control de sus vidas y también de sus pensamientos.

Poseen la fuerza de voluntad, la autodisciplina y la inteligencia emocional para diseñar una vida de la que están orgullosos, y es porque se toman el tiempo para aprender cómo funciona su mente y cuál es la mejor manera de utilizarla en su beneficio.

Para que puedas hacer lo mismo y convertirte en una persona exitosa es importante que aprendas a comprender y analizar tu mente. La cual consta de dos partes, el consciente y el subconsciente.

La mente consciente

Tu mente consciente es donde puedes llegar a generar pensamiento y hacer planes, ahí es donde ocurre toda la lógica.

Tu mente consciente es la que dirige todo, absolutamente todo, pero más allá de eso, una más hacer el trabajo importante. Tu mente consciente dirige y ejecuta. Pero hay una más, llamada subconsciente.

Para poder controlar nuestra mente subconsciente necesitas varias cosas, entre ellas, la fuerza de voluntad.

¿Alguna vez la has usado? ¿Has realizado cosas increíbles con tu fuerza de voluntad?

Esto ocurre cuanto entrenamos nuestra mente para que dirija nuestro subconsciente.

Cuando aprendemos a manejar puedes llegar a hacer cosas increíbles.

Este es un gran desafío, pero una vez dominado, podrás hacer grandes cosas con tu vida y podrás alcanzar metas y sueños.

La mente subconsciente

Tu mente subconsciente es la parte de la que no eres consciente. Es el caballo de batalla que realiza del 95 al 99 por ciento de todo lo que piensas, haces y dices. El subconsciente asegura que tu corazón siga latiendo, tus pulmones continúen respirando, tus músculos recuerden cómo caminar.

El subconsciente es como el piloto automático por así decirlo.

Muchos hábitos, reacciones, acciones, ocurren a un nivel subconsciente y no estamos conscientes de esto. Muchas personas no logran entender el poder de la mente subconsciente, por lo tanto, no saben como comenzar a trabajar en ellas.

El subconsciente puede llegar a boicotear varias cosas en tu vida, ya que algunos comportamientos y pensamientos negativos se generan en automático en tu subconsciente.

Y esto genera una especia de estancamiento, sobre todo cuando no nos ponemos a analizar como está funcionando nuestra mente.

Recuerda que los hábitos son acciones que son sumamente repetitivas y muchas veces no notamos que ya lo hacemos en automático.

Muchas acciones y decisiones en nuestra vida las hacemos en automático o porque estamos acostumbrados a ellas.

Un ejemplo puede ser ir a la universidad, comprar una casa, casarte. Y no digo que esté mal, si es lo que realmente deseas, lo que digo, es que muchas veces no nos ponemos a analizar como está realmente funcionando nuestra mente y el efecto que está teniendo en nuestras vidas.

Ahí radica el problema. La mayoría de nosotros vivimos toda nuestra vida sin tomar una decisión clara sobre lo que queremos hacer con nuestra vida o quiénes queremos ser. Permitimos que nuestro subconsciente nos controle con la vida predeterminada provocada por el condicionamiento social.

Pero tú, realmente tienes el poder de hacer cosas inimaginables, y lo único que te detiene es tu mente. La manera en la que labora tu subconsciente es crucial para tu presente y tu futuro.

Todo lo que te propongas, puedes hacerlo. Puedes cambiar tu vida, si cambias tus ideas, si analizas tus acciones. Pero primero, debes tomar la decisión de hacerlo, y no solo decirlo. Y esto se logra realmente esforzándose, dedicando tiempo a analizarte y poner en práctica creencias distintas a las que te limitan.

Y puedes comenzar con esta poderosa declaración

Tú NO eres tus pensamientos

Tus pensamientos no te definen, debes desvincularte por completa de esta idea, porque es una verdad poderosa.

La idea que tenemos de nosotros mismos, está fabricado por ese diálogo interno que tenemos constantemente, nos repetimos una idea tantas veces que lo creemos. Creemos que es una verdad y no debe de ser así.

Lo peor, no lo repetimos inclusive por años y lo tomamos como una verdad. Tienes que cambiar tus pensamientos para cambiar tu vida y, al principio, te podrías resistir a la idea de perder tu identidad. Pero créeme que eso no sucederá, porque al cuestionarte no te pierdes, te estás encontrando.

Cuando comienzas a comprender que eres algo mucho más grande que tus pensamientos, comienzas a comprender que tienes el poder de elegir qué pensamientos pensarás y, en última instancia, comenzar a reprogramar tu mente subconsciente.

Venciendo el miedo a emprender

Tomar la decisión de emprender y comenzar tu negocio y pueden surgir muchos temores.. Incluso si eres un fanático de los cambios y desafíos, la incertidumbre de una nueva empresa a menudo puede ser una barrera para seguir tu sueño y tu idea. Es por eso que decidí redactar algunos para que superes los temores y emprendas con confianza.

Visualiza tu éxito, asegúrate de tener una visión clara de lo que quieres obtener y no muevas la vista.

 

Mantente informado en todo momento:

El conocimiento es poder, y mantener informado y actualizado es algo que nunca va a estar de más, es por eso que te recomienda que no dejes de estudiar, ir a cursos, clases, talleres, diplomados, etc. Debes de mantenerte al día en todo lo relacionado con tu negocio. Recuerda que tienes muchos recursos disponibles a la mano y lo mejor es que algunos son gratuitos.

 

No te límites:

Vamos, el peor enemigo eres tú mismo. Tú eres el que puedes ponerte barreras mentales y bloquear tu camino al éxito. Pero también tú eres el único que puede quitarlas.

Elimina el no puedo de tu mente y esto lo vas a lograr conociendo de lo que realmente eres capaz.   El primer paso para eliminar lo que no puedo es comprender cuándo y por qué lo dices. Luego cámbialo a “¿Cómo puedo?”. No solo eliminará un pensamiento negativo sino que te dará motivación para resolver el problema.

 

Estar confundido muchas veces está bien:

Vamos, que no puedes tener todo resuelto y menos cuando estás comenzando. Entonces no te preocupes, está bien que tengas dudas, que sientas confusión, no te asustes.

Pero de esto puede venir algo bueno, una buena idea o una buena solución. Vamos, es parte de comenzar un negocio propio, es parte del proceso.

La clave es aceptar la confusión y luego encontrar un amigo, familiar o mentor de negocios y comentarle tus dudas y juntos puedan llegan a resolver.

 

El momento es ahora:

Nunca habrá un momento perfecto para poder comenzar, recuerda eso. El momento es ahora.

Si viene a tu mente este tipo de temores, de no saber cuando comenzar, puede que hagas bien en analizar todo lo externo a tu negocio y claro tomar la decisión correcta con un estudio de mercado, un buen análisis. Pero no demores tanto, debes de tomar la decisión de cuándo comenzar, no le des vueltas al tema.

 

Mantén la vista en el objetivo:

No te distraigas de tu objetivo principal y trabaja arduamente para lograrlo Las cosas no salen de la noche a la mañana, pero si te mantienes firme y eres consistentes, créeme que lograrás lo que te propongas. No inviertas tu tiempo en cosas que no te retribuirá o que harán que pierdas tiempo de tu tarea principal.

 

Evita el pesimismo:

Es fácil sentir que no vas a poder lograr lo que deseas, que la negatividad te invade al momento de comenzar su negocio.

La próxima vez que se sientas que no puedes, anótalo, anota lo que piensas o sientes y porqué te estás sintiendo así. Haz esto cada vez que la negatividad te invade, hasta que logres ver qué es lo que lo está causando y el por qué. Analizarte te hará bien y te ayudará a conocerte cada vez más y ver tus puntos débiles.

 

Practica la paciencia:

La emoción puede convertirse en frustración cuando las cosas no parecen progresar tan rápido como esperabas. Al practicar la paciencia con simples tareas diarias, podrás practicar tu paciencia y esto te ayudará a la hora de tu emprendimiento.

 

Confía en tus instintos:

No todos te conocen tan bien como tú. La gente puede decirte que estás loco por renunciar a un buen trabajo, pero confía en lo que sabes y actúa. Cuanto más actúes según tus instintos, más podrás confiar en ellos.

5 excusas que no permiten que desarrolles todo tu potencial

5  excusas que no permiten que desarrolles todo tu potencial.

“No se puede hacer”, cuantas veces no he escuchado esto, muchísimas, inclusive en algún momento de mi vida, yo llegué a pensar lo mismo.

No tenía idea de la manera en la que me estaba boicoteando y bloqueando con solo decir esas palabras.

Las palabras tienen fuerza, nos hacen creer o no creer. Una idea implantada y no cuestionada puede llegar a hacer mucho daño, ya que al momento de no ponernos a analizar lo que tenemos en la mente, no podemos percibir que estamos haciendo bien y que estamos haciendo mal.

No hay nada que que te bloqué más y apague tu potencial único más fuerte que esas cuatro palabras.

No pretendo decirte que seas un falso optimista, se trata de ser realistas, en momentos de nuestra vida pasaremos por situaciones sumamente difíciles. Tal vez en ese momento nos parezca imposible y que no se puede hacer nada, pero si algo he aprendido es que siempre hay un camino, tal vez no al destino esperado, pero para todo hay una solución.

Tu y yo, no podemos permitir que las excusas invadan nuestras vidas. A pesar de los problemas o las limitaciones que cada una de nosotros tengamos, la falta de experiencia, la falta de recursos, la falta de conocimiento o inclusive la motivación, no debes de permitir que eso gané en tu vida.

“El camino a la mediocridad está pavimentado por buenas intenciones y excusas lógicas”

Te diré cinco excusas tan típicas y que no permiten que desarrollemos todo nuestro potencial

1: “No soy la persona adecuada para el trabajo”

Pero estás disponible y dispuesto a aprender ¿no?. Si no sientes que estás a la altura de la tarea que tienes entre manos, no huyas; sigue corriendo hacia el objetivo. Convéncete a ti mismo de que vas a poder lograrlo, que obtendrás los medios para realmente ser la persona adecuada.

2: “No estoy listo todavía”

Eso podría ser cierto, pero estás más preparado hoy que ayer. Puede que no se sienta listo para enfrentar el desafío que tiene ante ti, pero si la oportunidad se te está presentando en este momento, tómala. No te desmotives antes de haber comenzado, primero inténtalo, no debes de temer al fracaso.

  1. Voy a fracasar

Puedes tener éxito, pero nunca lo sabrás a menos que salgas y lo descubras. El miedo al fracaso a menudo es peor que cualquier fracaso real porque el miedo te paraliza en una vida de inactividad y, finalmente, no haces nada, jamás intentaste nada por miedo y lo peor de todo es que te arrepentirás tarde que temprano de no haberlo intentado.. Incluso si fracasas, no eres un fracaso. John Maxwell dice: “A veces ganas, a veces aprendes”

4: “No tengo las habilidades”

Puede sentir que no estás a la altura de la tarea, pero a menudo, una persona educada, de mente abierta y trabajadora tiene la tenacidad incorporada para permanecer en el juego y aprender nuevas habilidades en el camino. De hecho, te sorprenderá lo que realmente puedes hacer cuando la vida te presiona de tal manera que es o SI o SI. Lo único que tienes que hacer es continuar. Se trata de tu perspectiva. Todo se trata de la perspectiva que tengas y la idea que predomine en tu cabeza, si detectas pensamiento pesimistas, elimínalos, primero inténtalo.

5: “Alguien más lo hará”

No deje pasar una oportunidad o responsabilidad por temor a fallar o no estar a la altura. No dejes a los demás lo que tú podrías hacer. No te conformes con que alguien más lo haga, si sabes en tus adentros que podrías lograrlo, eso es rendirse antes de siquiera comenzar, delegar, evitar responsabilidades o presiones, es un grave error. Ese tipo de situaciones son necesarias para crecer como ser humano.

Realmente creo que puedes ser tan tenaz y perseverante como te lo propongas. Creo que es momento que tú también lo creas, deja la excusas a un lado y manos a la obra

El poder de saber negociar

El poder de negociar

Cuando hablamos de negociar, a muchas personas se les viene a la cabeza que esto es un tema complejo.

Y bueno, es algo que conforme vas avanzando en el mundo de los negocios lo vas puliendo, saber negociar es toda un arte.

Ser exitoso durante la negociación puede hacerse fácilmente cuando uno está equipado con las herramientas adecuadas. Negociar puede ser todo un arte, pero también requiere habilidad y conocimiento previos para poder lograr le objetivo. Existen varias teorías diferentes sobre cómo hacer esto correctamente.

Debemos tener en claro varios puntos, tales como, el como manejar el trato, que rumbo debemos de tomar antes de comenzar a negociar.

Te daré una serie de consejos y puntos clave para poder llevar una negociación exitosa.

Antes de que se pueda iniciar un trato, algunas cosas deben estar predeterminadas con mucho planeamiento.

Primero, ¿con quién y con qué tipo de persona estás tratando? Conocer la personalidad y la mentalidad del oponente antes de tomar cualquier decisión puede ser de gran ayuda para negociar con éxito, porque cuanto más sepa de ellos, más podrás usar lo que sabes.

Por ejemplo, si sabes que es una persona nerviosa, debes acercarte a ellos con un enfoque más amable. Si sabes que es una persona muy estoica, debes acercarte a ellos con una actitud seria.

Te diré algunos puntos importantes para saber negociar.

  • Tienes que saber lo que realmente quieres.

Muchas personas entran a la negociación solo para descubrir que no tenían un resultado claro definido en su cabeza, por lo que te recomienda que primeramente defines que buscas y en segundo lugar lo memorices y no lo pierdas de vista.

  • Conoce al opuesto

Aprende tanto como sea posible acerca de con quién estás negociando, qué es lo que quiere, sus puntos fuertes y débiles, y lo que le gusta y lo que no le gusta.

  • Considera el impacto del tiempo y el método de negociación.

Siempre que sea posible, negocia cara a cara. Es más fácil decir NO por teléfono y por escrito. También un factor determinando es el tiempo, debes de tener en claro que entre más tiempo pase, más se puede enfriar la negociación

  • Prepara tu presentación

Resume su presentación cuidadosamente. Pon énfasis en los beneficios para la otra parte. Es importante no hacer de esta presentación algo tedioso.

  • Anticipa reacciones, objeciones y respuestas.

Si es posible, haz una lluvia de ideas con otras personas que hayan tenido negociaciones similares para darte cuenta de qué esperar. Para cada objeción o reacción, enumera respuestas positivas, alternativas y ejemplos que contrarresten los aspectos negativos.

  • Prepara opciones

Un ultimátum debe usarse solo como último recurso cuando estás seguro de que puedes respaldarlo y la otra parte sabe que puede respaldarlo. Incluso entonces, en prácticamente todas las negociaciones hay opciones y alternativas que reducen la actitud defensiva y conducen a una resolución positiva para todas las partes.

  • Ponte cómodo con el silencio.

Muchos negociadores se sienten obligados a saltar con argumentos y comentarios cada vez que hay una pausa en la negociación, grave error. Practica retener los comentarios y las respuestas. El silencio puede ser una herramienta de negociación muy poderosa.

Puntos extras.

Otra buena idea es tener múltiples ofertas u ofertas simultáneas para influir al oponente a su lado. Cuando tiene varias ofertas, hay una mayor probabilidad de que una de ellas sea aceptada y podrás obtener lo que necesitas del acuerdo, ya que hay más partes involucradas. Siempre, siempre debes estar preparado con una contraoferta, y bajo ninguna circunstancia demuestres que te estás desmoronando. Una de las claves para una negociación exitosa es nunca mostrar tus emociones.

La creatividad en tu empresa, puede llevarte al éxito.

Todas las empresas quieren mantenerse al día con las últimas tendencias de su industria y mantenerse por delante de su competencia. El pensamiento creativo, es decir, idear formas nuevas y únicas de hacer las cosas, es obviamente parte de ese proceso. Aquí te diré la importancia de explotar la creatividad en tu empresa.

La creatividad es crucial a la hora de destacar, es importante. Los estudios lo demuestran claramente, cuando las empresas fomentan esa parte creativa, los resultados son mejores. Estas compañías que se enfocan en la creatividad son mejores, superan sus ingresos, destacan en el mercado y son empresas con más capacidad de liderazgo.

La creatividad es más importante de lo que tú crees, podríamos asociarlo directamente con departamentos de marketing, diseño, etc. Pero la creatividad no solo aplica a estos departamentos, puede ser aplicado en todos los aspectos de tu negocio. Te puedo decir, que la creatividad es un componente clave en el éxito en tu negocio, pero también en como se desarrolla internamente tu compañía.

“No solo el pensamiento creativo produce … ventas y campañas de marketing que aumentan el atractivo de la marca para el usuario final, sino que también pueden ayudar a fomentar una cultura empresarial única que finalmente refleje y aliente la creatividad dentro de cada departamento”

La tarea de construir el pensamiento creativo en tu empresa.

No solo se trata de decirle a los demás que sean creativos, para que la creatividad se pueda desarrollar correctamente es necesario que el entorno de trabajo sea adecuado. La creatividad debe de generarse con diferentes tácticas para que las personas puedan desarrollar su capacidad creativa.

A lo que me refiero es que para poder ser una empresa innovadora, se debe de innovar hasta en la manera de trabajar. Puedo darte varios ejemplos de empresas que así lo hacen, como Google, que sus espacios de trabajo están enfocados para que sus empleados se sientan, felices, relajados, creativos, puedes inclusive ver sus oficinas y te sorprenderás.

Los gerente deben de promover a los demás, atmósferas innovadoras, donde las personas puedan desarrollar su creatividad sin prejuicios. El trabajo en equipo también es sumamente importante para que la creatividad interna se desarrolle, es por eso que las opiniones de otros departamentos también deben de ser consideradas y tomadas en serio.

“A veces, una de las mejores formas de inspirar ideas creativas es consultar con otros empleados fuera del equipo del proyecto inmediato”, dijo Ben-Yehuda.

A menudo, las mejores ideas provienen de aquellos que no trabajan directamente con un determinado cliente o proyecto regularmente, por lo que tomarse el tiempo para pedir opiniones de los empleados que pueden no estar trabajando en un proyecto específico puede ser bastante impactante en la creación de un resultado que puede ser exitoso.

Las sesiones de intercambio de ideas con diversos grupos de empleados también pueden inculcar un sentido de apreciación por el pensamiento no convencional.

Comprender las necesidades creativas de tu equipo de trabajo

El paso final de cultivar la creatividad es tomarse el tiempo para comprender las necesidades creativas individuales de los miembros de tu equipo. Así como los empleados tienen sus propias personalidades y estilos de trabajo, están inspirados de diferentes maneras y por diferentes cosas.

Basado en diferentes estudios, se ha llegado a diferentes consejos para poder impulsar la creatividad individual, así como en equipo de tu empresa.

Darle la privacidad necesaria a tus empleados es muy importante para fomentar la creatividad, y con esto no me refiero a que el trabajo sea solitario, me refiero a que tal vez las oficinas abiertas no sean la mejor opción muchas veces. Cuando hablo de espacios privados, pueden estar varias personas dentro de ellos, pero enfocados en una tarea específica.

También es muy importante que las personas tengan tiempo al aire libre, inclusive darles la libertad de trabajar desde algún lugar al aire libre como un parque, es importante que las personas muchas veces se alejen del escritorio para poder pensar, generar nuevas ideas.

Estudios demuestran que los empleados son más creativos cuando están en contacto con la naturaleza. Muchas personas consideran que pasar algún tiempo al aire libre es importante para estimular su proceso creativo.

Pero también se debe de contar con una estructura, ya que fomentar el proceso creativo no significa que no tenga un orden, se deben de seguir ciertas reglas, tiempos, procesos.

Pensar fuera de la caja es muy bueno, y se debe de fomentar, sin embargo debe de haber límites, pero permitir la adaptabilidad. Si no se entra con una estrategia clara, entonces el proyecto no tendrá ni cabeza ni pies, y realmente no se llegará a ninguna parte.

En definitiva, no importa qué métodos use para inspirar creatividad, lo mejor es alentarlo.