Venciendo el miedo a emprender

Tomar la decisión de emprender y comenzar tu negocio y pueden surgir muchos temores.. Incluso si eres un fanático de los cambios y desafíos, la incertidumbre de una nueva empresa a menudo puede ser una barrera para seguir tu sueño y tu idea. Es por eso que decidí redactar algunos para que superes los temores y emprendas con confianza.

Visualiza tu éxito, asegúrate de tener una visión clara de lo que quieres obtener y no muevas la vista.

 

Mantente informado en todo momento:

El conocimiento es poder, y mantener informado y actualizado es algo que nunca va a estar de más, es por eso que te recomienda que no dejes de estudiar, ir a cursos, clases, talleres, diplomados, etc. Debes de mantenerte al día en todo lo relacionado con tu negocio. Recuerda que tienes muchos recursos disponibles a la mano y lo mejor es que algunos son gratuitos.

 

No te límites:

Vamos, el peor enemigo eres tú mismo. Tú eres el que puedes ponerte barreras mentales y bloquear tu camino al éxito. Pero también tú eres el único que puede quitarlas.

Elimina el no puedo de tu mente y esto lo vas a lograr conociendo de lo que realmente eres capaz.   El primer paso para eliminar lo que no puedo es comprender cuándo y por qué lo dices. Luego cámbialo a “¿Cómo puedo?”. No solo eliminará un pensamiento negativo sino que te dará motivación para resolver el problema.

 

Estar confundido muchas veces está bien:

Vamos, que no puedes tener todo resuelto y menos cuando estás comenzando. Entonces no te preocupes, está bien que tengas dudas, que sientas confusión, no te asustes.

Pero de esto puede venir algo bueno, una buena idea o una buena solución. Vamos, es parte de comenzar un negocio propio, es parte del proceso.

La clave es aceptar la confusión y luego encontrar un amigo, familiar o mentor de negocios y comentarle tus dudas y juntos puedan llegan a resolver.

 

El momento es ahora:

Nunca habrá un momento perfecto para poder comenzar, recuerda eso. El momento es ahora.

Si viene a tu mente este tipo de temores, de no saber cuando comenzar, puede que hagas bien en analizar todo lo externo a tu negocio y claro tomar la decisión correcta con un estudio de mercado, un buen análisis. Pero no demores tanto, debes de tomar la decisión de cuándo comenzar, no le des vueltas al tema.

 

Mantén la vista en el objetivo:

No te distraigas de tu objetivo principal y trabaja arduamente para lograrlo Las cosas no salen de la noche a la mañana, pero si te mantienes firme y eres consistentes, créeme que lograrás lo que te propongas. No inviertas tu tiempo en cosas que no te retribuirá o que harán que pierdas tiempo de tu tarea principal.

 

Evita el pesimismo:

Es fácil sentir que no vas a poder lograr lo que deseas, que la negatividad te invade al momento de comenzar su negocio.

La próxima vez que se sientas que no puedes, anótalo, anota lo que piensas o sientes y porqué te estás sintiendo así. Haz esto cada vez que la negatividad te invade, hasta que logres ver qué es lo que lo está causando y el por qué. Analizarte te hará bien y te ayudará a conocerte cada vez más y ver tus puntos débiles.

 

Practica la paciencia:

La emoción puede convertirse en frustración cuando las cosas no parecen progresar tan rápido como esperabas. Al practicar la paciencia con simples tareas diarias, podrás practicar tu paciencia y esto te ayudará a la hora de tu emprendimiento.

 

Confía en tus instintos:

No todos te conocen tan bien como tú. La gente puede decirte que estás loco por renunciar a un buen trabajo, pero confía en lo que sabes y actúa. Cuanto más actúes según tus instintos, más podrás confiar en ellos.

Sin comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.