Los cinco miedos irracionales de los emprendedores

Los cinco miedos irracionales por los cuales no emprendes.

Por lo general las cosas malas que piensas, nunca pasan.

 

¿Has tomado la decisión de emprender algún negocio?, si tu respuesta es sí, la pregunta es ¿ya lo lograste?, ¿te has echado para atrás?

Muchas veces al momento de tomar la decisión de emprender, inventamos excusas para no hacerlo. ¿Qué son las excusas?, las excusas son ese mecanismo que le brindan una apariencia lógica a todos nuestros temores. Cuanto más lo pensamos y más excusas inventamos, más lógico nos parece que tomamos la mejor decisión al no hacerlo. Bueno al menos por un momento así parece, después de eso viene esa interrogante: ¿Y si hubiera?. El hubiera es aquello que persigue nuestra conciencia sin piedad, y que nos puede llegar a atormentar. ¿Qué hubiera pasado si hubiera tomado la decisión de emprender?, no por algo existen tantos libros, frases, videos, audios, que nos incitan a hacerlo, para no quedarnos con ese “hubiera”.

 

Las excusas actúan como un método de defensa, ¿pero defensa de que?. De algo que no ha ocurrido, cuanto más lo pensamos, más argumentos salen para defender nuestros temores, temores a cosas que ni siquiera han pasado y que lo más probable es que nunca sucedan.

 

A continuación te diré 5 excusas más irrelevantes para no emprender, aprende a identificarlas y sobre todo no te prives de la oportunidad de tu vida.

 

  1. Las oportunidades de hoy en día, no son las mismas que en el pasado. La situación económica actual no es buena como para emprender: Algo que debes de tener muy en claro es que, supongamos quieres emprender a nivel local, la situación es igual para todos. Por que todos viven en tu ciudad, por lo tanto todos cuentan con igualdad de condiciones. Muchas personas dicen que los tiempos difíciles son únicamente para los emprendedores de corazón, y eso es verdad. Aprende a ver oportunidades, donde todos los demás solo miran problemas. La crisis es buena, si aprendes a verlo de esa manera, ya que siempre habrá oportunidad para emprender e inclusive utilizar la crisis con una herramienta para ello.
  1. No me quiero arriesgar a dejar un trabajo estable por emprender. Te tengo una noticia, todo en esta vida implica cierto riesgo, no hay nada seguro. Si no te sientes capaz para hacerlo, no vas a ser capaz. Pero si te sientes capaz, aún cuando no seas un experto en el tema, lo lograrás. Deberías de entender el poder de nuestro pensamiento y como influye en nuestra vida y su futuro. Nuevamente te comento, no hay nada seguro, ni siquiera un trabajo “estable”. Ahí también existe un riesgo, el riesgo de que te corran claro, y te quedas sin tu fuente de ingresos. Cuando trabajas para otro, te pueden despedir, no tienes el control total de la situación. En cambio al momento de emprender, tú eres dueño de tu tiempo, tu dinero. Claro que conlleva mucha más responsabilidad, una mala decisión repercute más (aparentemente). Pero el emprender te regala esa autonomía, esa independencia, que jamás tendrás al trabajar para alguien más. Dando tu potencial a alguien más, para que alguien más se haga rico a tus expensas, creo que prefiero la independencia. Cuando somos emprendedores, el único límite que hay, somos nosotros mismos.

 

  1. Ya estoy muy viejo para emprender: La edad es sólo un número, lo que cuenta es lo que pienses, tus ideas, tus ganas, tu pasión. No existe un manual que nos diga a que edad debemos emprender y cuando debemos dejar de hacerlo. No vas a esperas hasta volver a ser joven, ¿o si?, solo hay un momento y es este. Es ahora o nunca, no importa que edad tengas.

 

  1. No tengo dinero para poder emprender: Recuerda que en líneas anteriores comenté que utilizaras los problemas u obstáculos como impulso para resolver tus problemas. Un emprendedor ve soluciones donde los demás solo ven problemas y más problemas. El hecho de no tener dinero no es impedimento para no emprender, al contrario, es una clara ventaja porque te dará el ingenio suficiente para comenzar a resolver “problemas” desde el principio, como el factor dinero, por ejemplo. Te recuerdo que existen créditos y otras maneras de trabajar dinero que NO ES TUYO, e inclusive muchas veces es más recomendable hacerlo de esa manera. Varios emprendedores famosos que conozco promueven la idea de no trabajar con tu dinero, sino con el de alguien más.

 

  1. No me siento preparado o no cuento con el suficiente conocimiento: Creo que en un mundo tan avanzado tecnológicamente hablando, con la información tan fácilmente a la mano, esta excusa realmente es IRRACIONAL. El hecho de no saber en estos tiempos es más cuestión de una decisión, que de una carencia de recursos suficientes. El simple hecho de solo teclear en un buscador te brinda mucha información del tema, sin mencionar libros, ebooks, audios, videos, películas, bibliotecas, seminarios, conferencias…así puedo seguir mencionándote la variedad de herramientas para poder aprender. Si no te sientes preparado estás en lo correcto, no estás lo suficientemente preparado para lo que se venga, es por medio del estudio y de la PRÁCTICA que obtenemos conocimiento y preparación. Si tu miedo es fracasar, temo decirte que lo harás, en algún punto de tu vida fracasas, en diferentes áreas de tu vida lo harás. La clave es tomar el fracaso como una manera también de aprender, debes dejar de temer al fracaso.

Es ahora o nunca el momento en el que tomes la decisión de emprender, de ser tu propio jefe, de liberarte, ser dueño de tu tiempo y de tus decisiones. Es hora de tomar las riendas de tu futuro, el costo de esa libertad puede ser alto, pero creo que realmente vale la pena, una vez que lo experimentas, no querrás volver a lo pasado.

 

Sin comentarios

Deja un comentario