fbpx

Disciplina: La clave del éxito

¿Sabes lo mucho que puedes llegar a lograr con una mayor autodisciplina?

La disciplina es una virtud sumamente importante si quieres lograr éxito en tu vida.

Y si, a veces la disciplina es muy difícil de desarrollar, te podría decir que muchas personas tienden a fracasar porque carecen de disciplina, con lo cual, logran mucho o prácticamente nada.

Pero no todo está perdido, que sea difícil al principio no significa que no la puedas desarrollar, que no puedas trabajar en tu disciplina.

Una vez que la tengas, no la desaproveches. Esmérate en ella, esta virtud te ayudará mucho para conseguir lo que deseas.

Te diré 7 consejos para que puedas trabajar en tu disciplina más fácilmente.

1. Tienen pasión por lo que hacen

Hacer tu trabajo con pasión es fundamental para tener éxito. Si haces algo que amas, no te cansarás y la disciplina se desarrollará de una manera natural y menos forzada.

Cuando amas lo que haces, nada es forzado. No evitas hacer el trabajo difícil, o lo “no divertido”, al contrario, como tienes pasión, estás feliz con tu trabajo, por lo tanto, todo saldrá mucho mejor.

2. Adiós a las distracciones

La procastinación es algo muy fácil cuando no hacemos lo que nos gusta. Es por eso que el primer punto es de suma importancia.

Otro punto es evitar la distracciones, esto ayudará a que seas más disciplinado. Esto va de la mano con una convicción firme de saber que es lo que tienes y debes de hacer.

Establecer horarios puede ser buena ayuda para que las distracciones como el celular, las redes sociales, televisión, etc. No afecten tu productividad.

¿Qué es más importante? Sacar tu trabajo o estar todo el día en Facebook. Establece prioridades.

3. Recompensan el progreso

Sabiendo que la disciplina no es un proceso fácil, te recomiendo que cuando cumplas tus metas del día, horarios, etc. Te des un pequeño premio, para recordarte que estás haciendo las cosas bien.

Esto te ayudará como un factor de motivación, también puedes premiarte con descansos, despejarte un rato para volver a tus tareas con una mente más clara, en fin. La recompensa varia y todo depende de ti. Pero recuerda premiarte por tu esfuerzo y tu trabajo.

4. Hacen lo más difícil primero

Como mencionaba en el primer punto, cuando existe pasión en tu trabajo, no se deja para después la parte más difícil. Al contrario, muchas personas optan por empezar por ese lado. No lo pospongas, trabaja en ello.

Tenía un entrenador que siempre me decía, que para poder tener disciplina abrazará lo que menos quisiera hacer, en este caso era correr.

Así que me propuse irme a correr todos los días, aunque sea 30 minutos, aunque no lo quisiera, aprendería a abrazarlo y empezaría a amarlo. Así es como funciona la disciplina, lo más difícil no se deja para después, se hace AHORA.

5. Tomar decisiones

La disciplina se basa en elecciones. De hecho la vida se basa en elecciones, pero debes de recordar que a cada acción hay una reacción o en su defecto consecuencia.

En todo momento tu estás decidiendo que es lo que debes de hacer, ¿lo que realmente necesitas o lo que deseas?

Analizar el panorama, y piensa bien tus elecciones. Trata siempre de analizar toda la información posible y luego tomas la decisión.

6. Usa tus horarios a tu favor

No luches contra tu rutina natural. Si eres mejor en la mañana, trabaja entonces. Si lo haces mejor durante el día, comienza más tarde.

Tampoco te estoy diciendo que no hagas nada, pero definitivamente tenemos ratos o tiempos donde somos más creativos, trabajamos más, somos más productivos. Sabiendo esto, aprovechalo al máximo.

7. Menos hablar y más actuar

Esta es a veces la única forma de ser autodisciplinado. Simplemente tienes que hacerlo. Olvida los pensamientos. Ignora los sentimientos. No te preocupes por cómo. Solo haz lo que tienes que hacer. A veces solo tienes que intentar, fallar y volver a intentarlo hasta que lo resuelves.


BONUS

Como un consejo muy personal te diré, que mi manera de ser disciplinado es la siguiente: Cuando estoy a punto de fallar a mis objetivos, cuando siento que ya no puedo más, utilizo el poder la visualización y me pregunto ¿cómo quiero verme en tantos años o meses?, ¿cómo quiero que sea mi futuro?

Visualizando mi futuro, me ayuda mucho más a mantenerme motivado y no rendirme. Muchas veces sé que querrás rendirte y ya no seguir. Pero recuerda el motivo por el cuál empezaste, que no se te olvide ese sentimiento o ese deseo. Trabaja en ello y sigue adelante, la recompensa está más cerca de lo que te imaginas.

shares