fbpx

Los hábitos definen nuestro futuro

La importancia de generar buenos hábitos y suplirlos por los malos

Un hábito es una acción que hacemos de manera consecuente hasta que se convierte en eso, un hábito, todos tenemos hábitos, ya sean buenos o malos, pero estos hábitos pueden llegar a definir nuestro futuro o más bien nuestro destino.

Aplicar buenos hábitos en diferentes áreas de nuestra vida puede llegar a resultar muy bueno, es decir, los buenos hábitos pueden llegar a generar grandes ventajas en nuestra vida.

Como ya te mencionaba anteriormente, la creación de hábitos es algo natural, ya que hay ciertas acciones o tareas que repetimos constantemente y que se convierten en una costumbre y lo llegamos a realizar de manera inconsciente.

Las costumbres van muy ligadas a los hábitos, pero muchas veces contamos con hábitos malos, negativos que solo nos bloquean, nos detienen, nos frenan y nos hacen fracasar.

Y como siempre tenemos hábitos, la mejor manera de deshacernos de los malos hábitos es supliéndolos por buenos hábitos.

Un buen hábito está ligado también con la disciplina, con el compromiso, con la visión de un mejor futuro, ahora te diré como nos afectan los malos hábitos en nuestra vida diaria.

Por si no lo sabías el 45% de tus actividades son hábitos, son acciones que repetimos constantemente, que van relacionadas con la rutina y que las hacemos de manera inconsciente.

Y es que a veces tenemos o hacemos ciertas cosas y la verdad es que no nos damos cuenta.

¿cómo podemos empezar a suplir los malos hábitos por los buenos?

Como te mencionaba anteriormente, esto tiene que ver con compromiso y para podernos comprometer debemos de primer darnos cuenta que tanto nos están afectando estos hábitos.

El primer paso es poder identificar los malos hábitos, analizarnos, en nuestro día a día, las acciones que tomamos, como nos expresamos, que es lo que pensamos, que es lo que hacemos.

Entonces manos a la obra, comienza a analizar todos y cada uno de tus actos. Recuerda ser objetivo, no te dejes llevar por las emociones o por ideas, el objetivo de esta tarea es poder autoanalizarte.

Una vez que te hayas autoanalizado y sepas, según tu propio criterio y experiencia, que es lo que te afecta y que te beneficia, te recomiendo hacer una lista.

O bien puedes hacer un mapa mental, un brainstorming o simplemente escribir lo que hayas analizado.

Date cuenta, de que es lo que te perjudica y que te puede beneficiar y así una vez que hayas hecho una profunda introspección de tu persona y tus actos, iremos paso a paso cambiando los malos hábitos hacia los buenos hábitos.

Existen diferentes tipos de hábitos que inclusive puedes llegar a clasificar, desde físicos tales como hacer ejercicio, comer bien, dejar vicios tales como cigarro, bebida, etc.

Existen los hábitos personales, internos, nuestras ideas, concepciones de los demás, de nosotros mismos, esto es sumamente importante, analizar las ideas y hábitos que tenemos, porque esto nos puede inclusive frenar a realizar acciones que podrían resultar benéficas.

Digamos, que tienes la idea de creer que no eres bueno hablando en público y automáticamente te bloqueas, porque lo crees, porque así te has programado, estas programado inconscientemente a creer que no eres bueno y por lo tanto no lo harás.

Grave error, esa es una idea errónea, porque claro que puedes y eres capaz, entonces lo suples, por el hábito de practicar diariamente oratoria, o bien leer un poco del tema, practicar, informarte, y así estás cambiando malos hábitos por buenos.

Pero tampoco creas que una vez que tengas identificados tus malos hábitos, puedes cambiarlos así de tajo o tal vez si, mi recomendación es que vayas paso a paso, uno por uno.

Puedes incluir un buen hábito en tus actividades diarias, hasta que se convierta en una costumbre.

Y cuando sientas que vas a volver a tus malos hábitos, ponte a analizar el porque los estás cambiando, pon en una balanza los pros y los contras y date cuenta.

Habrá momentos donde puedas llegar a flaquear, querer rendirte, volver a los viejos hábitos, ya que estás saliendo de tu zona de confort, pero recuerda que la recompensa es grande, y que al final todo es para mejor, todo es por tu bien.

Es aquí donde entra la disciplina, el compromiso, saber lo que estamos haciendo y porque lo estamos haciendo, tener bien en claro los objetivos y continuar, y si alguna vez llegas a caer en tus viejos hábitos, no te preocupes, sigue adelante, está bien fallar de vez en cuando.

Así que haz hoy la diferencia y comienza a crear buenos hábitos en tu vida, cuando veas en un futuro todo el camino que llevas recorrido y lo mucho que has luchado para lograrlo, te darás cuenta que estabas en el camino correcto y te agradecerás haber tomado la decisión, de una vez por todas.

shares